Alternativas


Una de las cosas que más me gustan del software es la posibilidad de elegir alternativas. A menudo, ninguna de ellas es la mejor, ya que siempre hay cosas buenas y cosas malas.

En otras ocasiones, es imposible que haya una que sea "la mejor", ya que habrá que elegir entre velocidad y cantidad de opciones. También es posible que no interese encontrar "lo mejor", sino que queramos algo suficientemente bueno. Ya sabemos cómo es eso de "lo óptimo no siempre es lo mejor".

En este artículo voy a hablar de algunas de las alternativas típicas, exponiendo algunas que, probablemente, no conozcamos. Más que nada, porque yo las estoy conociendo recientemente :D

Sistemas operativos

El caso más típico de elección es el sistema operativo. La elección aquí lo dará todo, ya que éste es un punto de "no retorno". Personalmente me gusta GNU/Linux, ya que todo es libre, gran parte es gratis, y me ofrece un mayor número de alternativas.

Con Microsoft/Windows o con Apple/iOS , la elección está hecha. El primero está bien si quieres algo barato y en un paquete, y no te importa reinstalar cada 6 meses. El segundo, está bien si te gusta algo robusto y estás dispuesto a pagar un poco más.

Otras opciones, como Android (operating_system), están basadas en GNU/Linux pero son menos personalizables que ésta, aunque tratan de ser más amigables.

También está la opción dura: atacar alguno de los sistemas operativos menos mantenidos, como BeOS o su continuación Haiku (operating_system), u otras alternativas más geeks como Plan9 o Inferno (operating_system), FreeBSD o incluso el abandonado OpenSolaris .

La mayoría de los bancos opta por otro tipo de opciones basadas en Unix de pago, como AIX , Solaris (operating_system) o HP/UX .

Dado que la elección del sistema operativo condiciona el resto del artículo, he elegido GNU/Linux como mi alternativa personal, y será con ella con la que continuaré este artículo.

Distribuciones

Una vez elegido el Sistema Operativo, es necesario elegir una versión. Aquí volvemos a tener decisiones para todos los gustos, desde la personalizable Gentoo , la genérica Debian , la ligera ArchLinux , la de pago Suse , la famosa Ubuntu .

En este caso la elección no es tan importante, ya que es muy posible que todo el resto del artículo se encuentre disponible para todas ellas. Sin embargo, vuelve a ser una decisión importante, porque nos condicionará a que el resto de elecciones sean más sencillas o más difíciles.

Gestor de inicio

Cuando arrancamos GNU/Linux, lo primero que aparece es el Gestor de Inicio (Display Manager). Aquí podemos elegir entre no tener ninguno, o alguno de los típicos GDM , KDM o lightDM .

Como hace poco que tengo un Notebook (gracias a mis antiguos compañeros, me acuerdo mucho de vosotros), he elegido instalarle Slim , que es ultra ligero.

Siempre existe la opción de no elegir ninguno y tener un arranque directo, aunque suele ser un fallo de seguridad.

Entorno de escritorio

El entorno de escritorio es el programa que gestiona el uso de las ventanas, tu escritorio, la comunicación entre aplicaciones, eventos, etc. Mucho cuidado, porque no es quien maneja las ventanas en sí; de eso se encarga el Gestor de ventanas, del que hablaremos más tarde.

Nuestro escritorio más escueto es el X Window System , y sobre él podemos construir nuestros famosos Gnome y KDE , dos potentes sistemas de escritorio con filosofías muy diferentes. El primero intenta ser intuitivo mientras que el segundo trata de ser muy completo.

Hay alternativas menos conocidas, como XFCE , que está basado en Gnome pero es mucho más ligero.

La opción más geek puede ser GNUstep , aunque es increíble cómo puede llegar a usarse.

Gestor de ventanas

Dentro del paquete que compone nuestro entorno de escritorio, está nuestro gestor de ventanas. Es el que maneja las ventanas, como su nombre indica.

Puede utilizarse sin entorno de escritorio, directamente sobre las X.

Cada entorno de escritorio tiene el suyo. De esta manera, Gnome tiene a Metacity y a Mutter (window_manager); KDE tiene su KDE Window Manager; XFCE tiene su XFWM4 .

Una opción muy geek es usar WindowMaker , aunque lo he visto utilizar por un experto y resulta increíble.

Como contrapartida, está Compiz , el gestor de ventanas en 3D.

Y otra opción, la que estoy comenzando a evaluar, es utilizar Awesome , debido a su velocidad y los pocos recursos que necesita.

Aquí entra un poco de metafísica, porque se pueden combinar con distintos gestores de escritorio, no utilizar ninguno de estos últimos e, incluso, combinar algunos de los gestores de escritorio (como Compiz y Metacity).

Libertad de elección

Hay elecciones para todos los gustos. A veces, puede no resultar sencilla esta elección. Otras, puede resultar incluso innecesaria.

Sin embargo, en mi opinión, esta libertad permite diferenciarnos, aprender unos de otros y mejorar. Es ésta libertad la que tanto me llamó la atención de GNU/Linux y la que hace que, cada día, vuelva a elegirlo.

Existen muchos aspectos más a elegir:

A menudo toda esta libertad asusta a muchos. A otros, nos encanta.

Todas las alternativas son buenas. No hay una mejor. Tan solo depende de cómo la uses.

Gran parte de mi elección es ésta: GNU/Linux, Slim, Awesome, Terminator, Emacs, Python, Chrome, Gmail.

Y tú, ¿qué eliges?


Comentarios

Comments powered by Disqus